DSC_0027

Nombre: Yukie Hinasaki (apellido tomado de Akane)
Edad: 15
Nacionalidad: Japonesa
Molde: U-noa Lusis
Fecha de llegada: 10 de Enero de 2018

SACERDOTISA
Yukie nació hace muchos siglos, durante una época convulsa, en una pequeña aldea que la recibió con mucha alegría, ya que nació entre lo que los ancianos consideraron buenos augurios y se convirtió en un talismán para ellos. La nombraron sacerdotisa, la separaron de sus padres y la encerraron en el pequeño templo con las dos ancianas más sabias de la aldea, encargadas de su cuidado y educación.
Yukie creció convencida de que tenía un don y de que sus tareas como sacerdotisa protegían a la aldea y sus vecinos. A pesar de no tener permitido salir del templo más que en contadas ocasiones para rituales o festividades, ella era feliz. Los vecinos la visitaban cada día, la cuidaban y la adoraban, y ella se sentía feliz de ayudarles.
Pero un día quedó demostrado que los dones de Yukie eran pura superstición. Un grupo de hombres de armas se presentó en la aldea dispuestos a divertirse y saciar sus ansias. Uno de los primeros lugares en los que entraron fue en el templo. Se encapricharon de Yukie y decidieron que a ella no la matarían. Los ojos de Yukie presenciaron la masacre y destrucción de su pueblo, viendo con impotencia e incredulidad que sus plegarias y rituales no surtían efecto alguno.
Para cuando no quedó nada y los hombres se marcharon, Yukie estaba muy malherida y completamente sola, rodeada de escombos humeantes y los cadáveres de su gente. Llena de culpabilidad, ira y tristeza, murió 2 días después.

ESPÍRITU
Yukie nunca se fue. La rabia de haber resultado ser un fraude y no poder proteger a su pueblo hizo que naciera en ella una fuerza descomunal con el objetivo de velar los restos de su gente como no pudo salvarlos en vida.
Pasaron muchos años. Por los alrededores la gente cuenta la leyenda del espíritu de la sacerdotisa que cuida de lo que fue su aldea y de los accidentes que han sufrido aquellos que se han atrevido a enfadarla ofendiendo de alguna manera la memoria de los muertos que allí descansan.
Ya en el presente, los compradores del terreno no creyeron aquel cuento y estaban dispuestos a tirar adelante su proyecto de contrucción. Cuando la primera excavadora penetró en el suelo, se desató el caos. El proyecto quedó paralizado, y el solar abandonado. El suceso llegó a oídos de Akane, sacerdotisa sintoísta con poderes de médium que ya había ejercido de exorcista en alguna ocasión.
Una noche, después de haberse informado sobre el espíritu, se presentó en el solar dispuesta a liberarla. Akane poseía unos poderes excepcionales, pero Yukie era demasiado fuerte, y en lugar de hacerla descansar y desaparecer, Akane eliminó su parte malvada y despertó a la Yukie original. Consiguó disipar sus sentimientos de venganza, pero no los de culpa, y Yukie no podía marchar, así que le pidió ayuda a Akane.
Akane pasó un tiempo visitando al espíritu y escuchando su historia hasta que un día tomó una decisión. Se sometió a un ritual que la vinculaba a Yukie y le cedía parte de su energía, y Yukie se volvió corpórea. Ahora Yukie tendría una vida, que decidió dedicar a ayudar a Akane a dar descanso a otros espíritus iracundos como ella había sido.

VIDA
Yukie se hace pasar por una prima de Akane. Durante el día vive como una adolescente normal: hace creer a sus amigas que va al instituto aunque en realidad se queda en casa estudiando y devorando libros, sobretodo de ciencia, maravillada con todos los grandes descubrimientos que ha habido durante los años que pasó siendo un espíritu maldito. A la hora de salida del instituto, vestida de uniforme, queda con Akane y sus amigas para pasar un rato juntas. Por las noches, Yukie deja descansar a Akane y vuelve a su forma real. La nueva vida, aunque ficticia, de Yukie, va vinculada a Akane, por lo que la venera y cuida de ella con un amor sincero y puro fruto del profundo agradecimiento que siente hacia ella y del tiempo que pasan juntas. Además, en su forma de espíritu, ayuda a Akane a dar descanso a otros espectros que, como ella en su día, vagan atormentados.
De maneras delicadas, femenina y tranquila, es una chica amable y bondadosa, y, como a Akane, le encanta ayudar a todo el mundo. Siempre dispuesta a aprender algo nuevo, siente mucha curiosidad por todo lo que la rodea, es muy preguntona y ávida lectora. No se le da nada bien mentir, y la mayoría de las veces Akane tiene que inventarse miles de excusas para ocultar la verdadera naturaleza de Yukie. Acostumbrada a vivir encerrada y mayormente en soledad durante su primera vida, cuando sale sola evita a toda costa los gentíos, y siente auténtico terror cuando se cruza con grupos de hombres adultos desconocidos, pero en cambio disfruta de las zonas comerciales y del bullicio de la ciudad cuando va acompañada por Akane.

Anuncios