Etiquetas

, ,

Ya me habréis visto más de una vez comentar que en este hobby la experiencia es un grado, como en muchas otras cosas, por supuesto. Cuando llevas poco en ésto, todas las muñecas te parecen igual de preciosas y sus defectos pasan más desapercibidos, o al menos es lo que me pasó a mi. Ahora me las miro con lupa, y es que no es poco el dinero que invertimos en ellas, sin contar que siempre es mejor vender aquellas muñecas que no te acaban de convencer y comprar las que realmente te llenan.

Como ya sabéis, tengo intención de vender a Nevan para cambiarla de molde, ya que es uno de esos casos. Como es algo a largo plazo, ayer la desmonté para lavarla y la desmaquillé, que ya le iba tocando lavado de cara. Así, con la muñeca en blanco, he podido ver todos sus defectos. Y me he encontrado con algo curioso que no había notado hasta ahora. “Hoyos”.

Creo recordar que fue Xtina quien lo comentó hace años, con una Miryu que compró poco antes que yo la Yewon. Es algo que no he visto en ninguna de las otras marcas de muñecas que tengo o he tenido en casa: la superficie de su cara es irregular. Algo así como lo que se aprecia en los moldes caseros antes de ser casteados en resina. Es muy sutil, no es nada preocupante, pero creo que ese acabado no es adecuado para una muñeca que cuesta tanto dinero y menos viniendo de una casa con años en el hobby y cierto renombre (aunque, desde mi punto de vista, nada justificaría esos acabados).

Os dejos unas fotos que he hecho, aunque no se aprecia demasiado:

ImagenImagen

He intentado marcar las irregularidades más pronunciadas, pero como digo es bastante sutil.

A pesar de todo, espero tenerla maquillada en breves, y aún más bonita de lo que estaba (espero) mientras esperamos con paciencia el día que pueda “crecer”.