Etiquetas

, , , ,

Creo que hasta ahora no he escrito detalladamente sobre mis inicios en este hobby. He hecho resúmenes en foros, y quizás aquí, pero no le he dedicado una entrada entera ya que para cuando empecé con el primer blog ya tenía dos muñecas.

Aquí os dejo mi historia.

Lo reconozco, empecé mal.
Año 2006, mientras estudiaba encontré un trabajito para mis caprichos. Cobraba muy poco, pero como no tenía gastos para mi estaba genial. Pero desde luego no era suficiente como para meterse en un hobby como éste por la puerta grande, sin pasar por meses de ahorro y sacrificios.
Hacía relativamente poco que había descubierto las BJD “por culpa” de una amiga que me pasó la web de Luts, y, aunque me enamoré de aquellas muñecas, los precios me parecían una aberración, más teniendo en cuenta mi sueldo.

Por aquel entonces, Habashira trajo a casa su primer muñeco, Nine, que en su primera versión era un El. Además yo ya había tenido la oportunidad de ver, de lejos, algún muñeco más, como André de los Jinx.
Frustrada pero con ganas de muñecas, estaba a punto de hacerme con una Pullip, cuando tanto Habashira como Vivi me pasaron la web del que por aquel tiempo era el intermediario de Dollzone, que juraría que ni siquiera tenía web internacional propia.

Fue amor a primera vista:

Imagen

Me pareció un ángel. Esa primera impresión fue tan fuerte, que de ahí surgió el personaje de mi primera muñeca, Nevan.
Estaba tan ansiosa por tenerla, que en lugar de ahorrar decidí pedir la cabeza suelta.

Y al cabo de un mes y medio más o menos, llegó a casa.
Gracias a mi inexperiencia y a mi escasez de fondos, contribuí a la mala imagen general que se tenía en aquellos tiempos de los compradores de casas chinas, que por entonces empezaban a aparecer masivamente. Y es que mi muñeca, por supuesto, vino sin maquillar, por lo que su aspecto dejaba bastante que desear:

Imagen

Ojos prestados, “peluca” hecha con un cacho de una de las que usé para un cosplay, y algo parecido a un intento de maquillaje. ¡Pero yo la adoraba!

A pesar de que tuve tiempo para meditar sobre su apariencia, digamos que ésta vino a mi. La peluca blanca me la dio Habashira porque no la iba a usar, y como era de su tamaño y le quedaba bien, con ella se quedó. Los labios acabaron siendo rojos porque la veía muy paliducha. Los ojos azules, porque es mi color favorito.
Siendo todo por casualidad, acabé pensando que había dado en el clavo. Y empezó el spam de Nevan:

Imagen

Poco a poco fui consiguiendo material para maquillar y cositas para ella. Y, aunque seguía sin ser la más bonita del mundo (siendo objetiva), creo que dejé de ser casposa, ni que fuera por las ganas que le ponía:

Imagen

Pero las prisas no son buenas consejeras.
Varios meses después, mi familia de muñecas contaba ya con cuatro miembros. Para entonces yo ya había asistido a varias quedadas, era asidua al foro y conocía la mayoría de moldes que había en el mercado. La llegada de Mikkan fue el detonante.

Imagen

Mikkan era regordeta, proporcionada y mofletuda. Su cuerpo era estable y posaba bastante bien. Sus manos eran expresivas (¡aún sin su mano V!) y sus muñecas tenían bastante movilidad. Además, los ojos le encajaban bien y ganaba en expresividad, y salía preciosa en las fotos desde cualquier ángulo.
Nevan era larguirucha y desgarbada. Sus piernas eran demasiado delgadas, era inestable. Sus manos parecían ortopédicas y la movilidad de sus muñecas era nula. Los ojos nunca le encajaban, si no le daba la luz directa parecían dos pozos negros. Y su boca era absurdamente profunda, sin dientes ni ningún detalle lógico, por lo que solo salía bien en las fotos si miraba ligeramente hacia abajo.

Y se fue. Ni siquiera hizo falta meditarlo demasiado. No tuve remordimientos, tenía claro que mi primera muñeca había pagado el pato por culpa de mi inexperiencia y mis ansias.
Y cuando volvió, aún lo tuve más claro.

A partir de Mikkan, y sin contar a Himmel (que fue un regalo), todas las muñecas que compré fueron más que meditadas. Tengo claro que si volviera a empezar en ésto no tendría a Ikuko, ni a Akito, quizás ni a Mikkan, pero ya no me imagino mi familia de muñecas sin ellos.

Y para acabar este post nostálgico y largo como un día sin pan, una foto de mi actual Nevan, a la que voy a desmaquillar en un rato, a ver si con suerte estos días no se nubla y puedo dejarla aún más preciosa <3

Imagen

Espero que os haya gustado mi historia, gracias por pasaros por aquí :)

Nota: espero que nadie se sienta ofendido por mi comentario hacia la muñeca de Dollzone. Hablo desde mi propia experiencia y con conocimiento absoluto del molde, y por supuesto es una opinión personal.