Etiquetas

, ,

Tal y como decía en la entrada anterior, finalmente esta semana le he dado a mi abuela la tabarra con la costura. Me presenté en su casa con algunos retales que tenía, puntilla varia y Kizuisen, que nos ha hecho de modelo.

El vestido que hemos hecho no es de su estilo, más bien es del estilo de Nevan, pero coser para una SD es mucho más fácil (dejando de lado la cantidad infernal de tela que he de coser sin máquina) y le pedí a mi abuela empezar con algo sencillito. Además no tenía retales que fueran bien para ella, por lo que hemos acabado haciendo lo que nos ha dado la gana. Si no lo acaba usando ella, ya lo usará Arika, y si no Nevan si algún día llega a crecer, jaja!

El vestido está sin terminar, ahora falta coserlo todo (eso ya lo puedo hacer sola, yeah) y ahora mismo se ve así:

Imagen

La foto es terrible y el vestido parece un trapo, pero así os gustará más cuando lo veáis terminado, jaja!

No he terminado aún el primero que mi abuela ya quiere hacer más cosas, me ha hablado de una caperuza o algún abrigo… y de una tela japonesa maravillosa que le quiere dar la vecina de arriba. No sé si caerá en nuestras manos, pero ya sabemos qué hacer con ella. A ver si hay suerte y sale bien.